Grecia

Qué ver en Creta: Matala

Creta, ya lo sabemos, es una mágica isla que lo tiene todo. Con su historia, sus playas y su naturaleza, me maravilló desde el primer momento. Hay un lugar especialmente que, sin duda, tienes que visitar: Matala.

Vamos a descubrir lo que no tienes que perderte en Matala y en sus alrededores.

Matala está en el sur de la isla, a unos 70 km de Heraklion, inmergida en sus leyendas y con su alma salvaje.

Cuando pienso en Matala, me lleno de recuerdos por tres cosas: la playa con sus cuevas, su pueblecito súper pequeño pero acogedor y el sitio arqueológico de Kommos.

Si vas a visitar Matala en la temporada invernal te darás cuenta que parecerá de estar en un pueblo fantasma. Fui dos veces durante mi estadía en Creta. La primera vez, en febrero, me pareció de una tranquilidad de otro mundo. Durante el verano ya es otra cosa, ¡a decir la verdad es exactamente el opuesto! Un montón de turistas, un pueblo animado donde las opciones de alojamiento y comida no te faltarán por cierto.

La playa y sus cuevas

panorama cuevas matala

Las cuevas de Matala son uno de los motivos por los cuales esta playa es así de famosa. Las cuevas, la mayoría formadas de madre naturaleza, algunas por parte de los romanos, han sido un alojamiento y un reparo ya en tiempos muy antiguos, durante el neolítico. Me pareció asombroso lo de poder entrar a las cuevas y encontrar testigos de estas civilizaciones antiguas.

cuevas  creta

Los romanos, luego, las usaron como tumbas, dejando huellas como la que ves en esta foto, ¡perdón la falta de seriedad!

interior cueva matala

A continuación, este lugar tan solemne se convirtió en los años ’70, en un lugar de rebelión, amor y música: ¡un lugar para hippies!

La playa tiene unos 250 metros de largo, así que, hay lugar para todos.

matala cuevas laura

Personas famosas como Cat Stevens, Bob Dylan y Johnny Mitchell pisaron esta zona en el momento de mayor esplendor de la cultura hippie. La gente utilizaba las cuevas para alojarse, pasaba el día en la playa en total libertad y paz. Ahora, las cuevas están cerradas con rejas por la noche y para visitarla hay que pagar una entrada de 2€, que en mi opinión, merecen la pena.

La playa roja (o Kokkini Ammos)

La playa roja debe su nombre al color de su arena y es un encanto por su alma salvaje y la posibilidad de ponerse en pelotas.

Después de un recorrido andando de veinte minutos desde el pueblecito, chocarás con un panorama donde reina la armonía y el silencio. Bajando a la playa te parecerá de entrar en plena conexión con la naturaleza.

Por cierto, te la recomiendo.

red beach creta

El yacimiento arqueológico de Festo

A unos 15 minutos andando en coche podrás admirar el importante yacimiento arqueológico de Festo, que, en la antigüedad, fue el centro minoico más importante del sur de Creta. El sitio fue habitado ya durante el neolítico, pero en la época minoica floreció. En el 1900 a.C. erigieron el primer palacio que duró más o menos tres siglo, luego fue destruido por el fuego. Se construyó un segundo palacio, pero tampoco esto llegó a nuestros tiempos, fue destruido cerca en el 1500 a.C.

A pesar de esto, el sitio tiene un valor muy alto para la arqueología y no te lo puedes perder: gracias a los restos encontrados en el yacimiento, juntos a los restos encontrados en el palacio de Cnosos, ha sido posible descifrar la escritura linear B, una escritura con signos silábicos que se usaba en época micénica y que fue utilizado varios siglos antes del griego antiguo.

El palacio de Festo tiene una importancia increíble, además de por lo que ya te he dicho, porque es justo aquí que hubo uno de los hallazgos arqueológicos más enigmáticos de toda la historia griega, aun sin explicación, el disco de Festo. Yo lo pude admirar en el museo arqueológico de Heraklion y te aconsejo en absoluto de verlo, aquí encontrarás todas las informaciones y la fascinante historia.


Confía en mí, un día en Matala merece la pena de verdad, alquila un coche y descubre un poco el sur. Toda la parte sur, a diferencia de la parte norte, no está conectada muy bien, por eso te aconsejo un coche en lugar del transporte publico. Pero tranquilo, las carreteras de Grecia son pocos traficadas y fáciles para conducir, !te lo prometo!

Si este artículo te ha sido útil, compártelo en las redes sociales, nos gustaría poder inspirar más gente posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad