Alemania

15 cosas imprescindibles que hacer en Frankfurt

¿Has encontrado un billete barato para ir a Frankfurt pero aún no tienes idea de lo que hay que hacer? En esta guía de No paro de viajar te damos la inspiración de lo que no puedes perderte en esta ciudad.

Déjate sorprender de un destino insólito, una meta desconocida.

Aunque, hay que admitirlo, Frankfurt no sea una de las ciudades más famosas para irse un fin de semana de viaje, aquí te enseñaré cómo hacerte asombrar de esta ciudad que, con su alma fuerte, ha sido capaz de reinventarse después de la segunda guerra mundial.

Frankfurt fue casi totalmente destruida durante la guerra, sus monumentos y las mayores atracciones fueron arruinados y toda la zona sufrió muchísimo de las guerrillas que hubo. A pesar de esto, la ciudad supo resurgir de sus cenizas convirtiéndose en uno de los más importantes centros económicos y financiaros de Alemania y de toda Europa.

Es una ciudad hermosa, repleta de rincones bonitos y de cosas que hacer.

¡Vamos a ello!

1. Dar un paseo por el centro y a la Plaza de Römerberg

Sin duda la primera cosa que tienes que hacer. Durante el paseo encontrarás la plaza Römerberg, que es el corazón de la ciudad. Antiguamente era el centro comercial donde la gente de Europa llegaba para hacer negocio. Las bombas de la segunda guerra mundial devastaron esta plaza, pero ha sido reconstruida por completo, idéntica a su antigua versión. Aquí podrás admirar la primera fuente de Frankfurt, dedicada a la diosa de la justicia y construida en el siglo XVI.

La plaza debe su nombre a un edificio muy importante, la casa Romer, que ahora es el ayuntamiento pero, antiguamente, fue la casa de una prestigiosa familia de comerciantes que vendió su propiedad a la ciudad en el siglo XV.

Siguiendo el recorrido de la plaza, tienes que visitar “las casas de maderas”, típicas casas alemanas antiguas. Por supuesto, no son las originales, pero han sido construidas iguales a los años ’80.

frankfurt plaza romerberg

2. Hacer un free-tour de la ciudad

Gracias a este grupo de apasionados estudiantes, podrás conocer Frankfurt y su historia con un tour súper profesional, en español y, sobre todo, ¡gratis!

Organizan tour tradicionales cruzando los monumentos más importantes y, además, tours más alternativos, acompañándote por un recorrido inusual e interesante. No olvides dejarle una generosa propina por el maravilloso trabajo que hacen.

Free tour en Frankfurt en español

3. Visitar la catedral

La Catedral de San Bartolomé, con su torre gótica, domina la ciudad antigua, y fue testigo de la coronación de emperadores y reyes durante el imperio romano-germánico. Además de la destrucción durante la segunda guerra mundial, en el 1867, hace años atrás, fue víctima también de un incendio que casi la derrumbó.

4. Mirar la ciudad desde un Rascacielos

Hay que decirlo, mirar la ciudad desde la terraza de un rascacielos es una experiencia muy bonita y, por suerte, esto es posible en Frankfurt gracias al mirador público que hay en el MainTower que, con sus 200 metros de altura, te regalará un panorama inolvidable. El precio es de 7,50€ y realmente, vale la pena cada céntimo.

frankfurt panoramica rascacielos

5. Casa-museo Goethe

Johann Wolfgang von Goethe nació en Frankfurt en el 1749. Es un escritor famoso a nivel mundial, y fue uno de los fundadores del movimiento Sturm und Drang, precursor del Romanticismo. La casa, totalmente reconstruida entre 1947 y 1951, guarda muchísimos objetos personales y originales.

6. Mercado

Cómo cada guía nuestra, una etapa que nos gusta mucho siempre será el mercado. Aquí puedes coquetear sobre la vida cotidiana de los habitantes y hacer buenos negocios. Sí, porque esta vez no te aconsejamos un mercado normal, sino un mercadillo de pulgas muy bonito que se arma el sábado, de 09:00 a 14:00 en Schaumainkai.

7. Ver la Torre de Eschenheim

Construida en el 1428 y, afortunadamente, intacta hasta el día de hoy, está rodeada de edificios modernos, así que te asombrarás aún más.

8. Reflexionar en el antiguo Cementerio Judío

Una de las cosas más fuerte que vi en esta ciudad fue el cementerio judío. Este cementerio antiguo fue utilizado entre 1462 y 1828. Durante la guerra, cómo casi todo, sufrió de los bombardeos, de hecho, no todas las tumbas se salvaron. Ahora en su interior, las tumbas no están colocadas en la manera originaria. Lo más llamativo de este lugar es la pared de cemento que rodea el cementerio, donde encontrarás centenas de pequeñas cajitas en hierro con los nombres de las víctimas del holocausto. Si te fijas un poco, lamentablemente, verás muchas cajitas con el mismo apellido, significado de que familias enteras han muerto en este oscuro momento de la historia. Me llamó mucho la atención la presencia de piedras arriba de estas cajitas, así que me informé. En la religión judía la persona querida del fallecido suele poner piedras como símbolo de amor. A diferencia de las flores, las piedras son un símbolo eterno. Me encantó mucho esta tradición.

frankfurt cementerio judio

9. Museumsufer

En ambas orillas del río Meno se emplazan decenas de museos, de aquí el nombre “la orilla de los museos”. Hay un amplio abanico de temáticas, sólo hay que elegir cual te interese más. Yo me fijé en el museo de Arquitectura. La elección queda a tu criterio.

10. Comer Pretzel

¡Ay!, ¡cuánto me gustan!

¡Los comería para desayuno, almuerzo, merienda y cena! No sé cuánto hagan engordar y, por supuesto, ni quiero saberlo, así que no me lo cuentes en los comentarios, ¡por favor!

11. Bolsa de Frankfurt

La ciudad alemana es conocida para su mercado bursátil que está ubicado dentro de un edificio neoclásico. Las dos esculturas que encontrarás, la de un toro y la de un oso, representan las dos caras de la bolsa: el toro, la fuerza y las subidas del mercado, y el oso, sus caídas.

simbolos bolsa frankfurt

12. Tomar un Apfelwein

(más o menos la pronunciación es “apsevain” )

Muy parecida a la sidra española, tiene una graduación entre 5 y 7 grados de alcohol.

13. Pasar unas horas en Palmengarten Frankfurt

Con sus 22 hectáreas de espacio verde, este parque es por cierto un lugar perfecto para pasarte un rato y relajarte después de unos días de intenso andar. Está dividido por sectores y cada uno tiene su propia particularidad, descúbrelas.

14. Tomar una cerveza en Drinksmith

Este precioso lugar tiene muy buena onda, donde podrás tomar una cerveza artesanal. Tú primera opción a la hora de disfrutar de una cerveza tirada. ¡Elige tu estilo preferido!

15. Probar la comida tradicional

No podía faltar, en nuestra guía, un pequeño consejo sobre la comida.

La comida alemana es rica y variada. Hay, sin duda, muchísimos platos que probar, pero nosotros, desde No paro de viajar, te destacamos uno: un plato hecho con Frankfurter Würstchen, patatas y cebolla. De salchichas hay bastantes tipos, pero esta te encantará.

En mi opinión, dar una vuelta bastante completa por esta hermosa ciudad te llevará no más de tres días, así que me parece el lugar perfecto para pasar un fin de semana largo, aprovechando el tiempo al máximo.


Si te gustan nuestros artículos, y no quieres perderte otros consejos o experiencias de vida, ¡inscríbete a nuestra newsletter y únete a nuestra comunidad de locos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad