Camino de Santiago, España

10 cosas qué hacer en el Camino de Santiago

En el artículo Por qué hacer el Camino de Santiago te explico por qué deberías tener esta experiencia, pero ahora fíjate en las 10 cosas que, en mi opinión, ¡tienes que hacer sí o sí!

¡Sigue leyendo si quieres que tu camino sea inolvidable!

1. Ve solo

Sé que para muchas personas la idea de ir solo a un lugar es sinónimo de aburrimiento o peligro, pero escúchame y hazme caso: ¡ve solo!

El Camino de Santiago no es un viaje común, es un paseo por tu interior, así que tienes que regalarte toda la atención que puedas. Durante la ruta escuché muchas veces la palabra “egoísmo”. La costumbre es tomar esta palabra como mala y negativa. Sin embargo, durante esta experiencia se convertirá en una palabra necesaria para desarrollar el objetivo de conocer mil matices de nosotros mismos y volver a casa con recuerdos inolvidables.

camino de santiago sombra

2. Ve a tu paso

Puede ser que un día quieras andar 40 kilómetros y otro 12. Si sigues a alguien, lo que pasará es que un día no te dará el cuerpo para ir a su paso, por lo que notarás como la ruta se hará dura y complicada.

Seguramente allí encontrarás un montón de gente que no querrás perder y así poder estar con ellos y tomar algo por la noche. Mi consejo es: ve a tu bola, escucha tus pasos y no hagas caso del ritmo de los demás. Si tu destino es encontrar de nuevo a esa gente, así será.

Siempre habrá alguien que te diga que andas demasiado despacio, o demasiado rápido. Regala una sonrisa y sigue tu camino.

camino de santiago tu paso

3. Lleva lo justo

En cuanto decidas hacer el camino pasarás horas navegando en blogs de viajes como éste para saber el equipaje perfecto (aquí tienes mis consejos sobre qué llevar al Camino de Santiago).

 En la “vida normal” una camiseta pesa casi nada, un chubasquero todavía menos. ¡Ay! ¡En cuanto empieces a andar kilómetros cada cien gramos de más que lleves sí se te harán pesados! Por favor, no lleves el maquillaje por si encuentras el amor de tu vida, tanto esa persona como tú estará sucios del camino. Y estoy segura, no le importará si realmente es el amor de tu vida. Nada de camera Nikon súper chula que luego querrás tirar a la basura y, si puedes, evita pedir prestada la mochila de los 90’s de los scouts que por sí sola ya pesa 3 kilos. Tu intento será salir de casa liviano y listo con las cosas indispensables.

4. Lleva un cuadernito

Puede ser que no lo uses nunca, si es así te doy el permiso de tirarlo tras un par de días. Pero si te entran ganas de escribir, será una gran emoción abrir ese librito el año después y leer las cosas súper divertidas que te pasaron o ver como tus lágrimas mancharon las hojas durante un día trabajoso.

Laura con su anotador vermont

5. Deja en casa la dieta

¡Venga, vamos! Estas callejeando por el norte de España: ¿te haces una idea de las tapas y de la comida rica que hay? Durante el Camino de Santiago una persona llega a quemar más de 3000 Kcal por día, ¿estás pensando en la dieta? ¡Necesitas energías! No hay nada como llegar al albergue, ducharse y salir a cenar con todos los amigos con los que has compartido un trozo de ruta ese día o conocer otros nuevos delante de unas tapas sabrosas.

En mi caso engordé unos kilos, pero yo me pasé mucho con el pan gallego enriquecido por una barra de chocolate, al día.

6. Lleva unas piedras

La mochila no es más que el símbolo de tu vida. El camino te enseña a llevarte solo lo necesario y así disfrutar del tiempo que estarás en ese mundo. A veces pesada, desordenada, pero siempre imprescindible, tu mochila es el espejo de ti. Lo de llevarte unas piedras en la mochila y dejarlas durante tu vía es una metáfora muy fuerte. Las piedras representan los dolores, las preocupaciones por algo en tu vida, tus remordimientos.

Dejarlas por etapas en lugares especiales para ti y aliviar tus pasos del peso, significa dejar el dolor atrás, perdonarse por el pasado o aceptar algo que no has podido cambiar.

Es un ritual muy bonito y sanador que hacer.

7. Escucha tú instinto

Si tu instinto te dice de seguir la ruta alternativa, hazlo.

Si tu instinto te dice de pararte en un pueblo, escúchalo.

Si tu instinto te dice que no te cae bien esa persona, aléjate.

Haz caso a todo lo que tu intuición te envía. Siendo un lugar muy especial, es normal tener una sensibilidad más amplia que te hará hablar más con tu yo interno.

8. Practica idiomas

¿Odiabas a tu profesora de inglés y todavía opinas que nunca en la vida podrás hablar y comunicarte con extranjeros?

¿Sueles leer los ingredientes del champú en portugués y querrías aprender algunas frases?

¿Te derrites escuchando a un italiano, aunque esté rezando el listado de la compra?

En el Camino de Santiago lo podrás todo. Tendrás el tiempo, la compañía justa y el ánimo para practicar todos los idiomas que quieras, no lleves la vergüenza en la mochila y vive a tope cada momento.

9. Toma alcohol

Sí, es verdad, dicho así parece muy poco educativo, pero mi consejo es el de tomar una cerveza o una copa de vino por la noche con tus nuevos amigos. Ojo, no digo que te emborraches como si no hubiera un mañana y lo des todo en el club. Tomar una cerveza en compañía te relajará, te soltará la lengua para practicar idiomas y te refrescará después de un largo día.

10. Bríndale a la vida y guarda todo lo aprendido

Llegará un momento donde te enterarás del porqué estas allí, del porqué elegiste ese destino y porqué tu instinto te llevó. Reflexionarás sobre tus problemas, tus necesidades, tus logros y tus proyectos.

El último consejo que te doy es que le des gracias a la vida, tan complicada pero preciosa. Tal vez no lleves el rumbo que querrías, pero quizás si. Los éxitos son para los que se atreven, los soñadores, los que no pierden el encanto de mejorar cada día el mundo.

camino santiago pura vida

Buen camino peregrino.

Y si un día quieres contarme si mis consejos te fueron útiles en tu Camino de Santiago, preguntarme algo o simplemente compartir conmigo esta aventura, será un placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad